Loading...

Este año, la Quinta Edición del Congreso Internacional de Gestión Integral de Riesgos y Resiliencia en Ciudades, se realiza bajo la temática: “Aprendizajes a medio camino de la implementación del Marco de Acción de Sendai: proyección de rutas resilientes para 2030 en la Reducción del Riesgo de Desastres”, con el objetivo de abordar los retos más apremiantes que enfrentan los territorios y sus comunidades, desde una perspectiva crítica de la resiliencia urbana y la gestión de riesgos para el desarrollo de territorios seguros, sostenibles y resilientes al riesgo de desastres.

A nivel internacional, el Marco de Sendai 2015- 2030 ha sido la brújula que ha guiado la discusión sobre las acciones urgentes y necesarias para la reducción del riesgo de desastres. No obstante, desde su puesta en vigor, las circunstancias, los riesgos y las capacidades se han venido transformando, lo cual merece una revisión profunda. El balance intermedio de los progresos y tareas pendientes de la aplicación del Marco resulta particularmente importante para los espacios urbanos donde se concentra gran parte de la población y la riqueza mundiales. Sin duda, los riesgos persistentes y emergentes son múltiples y demandan todos los esfuerzos y recursos posibles para su reducción.

Por lo anterior, el Quinto Congreso contará con conferencias magistrales y paneles de discusión a partir de los cuales se abordarán reflexiones sobre los grandes desafíos que enfrenta la política de gestión del riesgo de desastres y resiliencia a nivel global. Las conferencias magistrales son impartidas por actores internacionales y especialistas en la materia, orientados a dar una lectura panorámica sobre la implementación del Marco de Sendai. Por su parte, los paneles de discusión son grupos conformados por especialistas en RDD y resiliencia urbana, encaminados a analizar las diferentes aristas sociales, disciplinares, institucionales y sectoriales de las cuatro prioridades establecidas por la evaluación de medio término del Marco de Acción de Sendai.

Temario del evento

Agenda del congreso

10:00 a 10:50

11:00 a 12:00

El Marco de Acción de Sendai es especialmente relevante para México debido a que, junto con Centroamérica y el Caribe, esta región registra el mayor número de desastres en América Latina y el Caribe, representando aproximadamente el 53% del total. En este contexto, la revisión de mitad de período de la implementación del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030 es una excelente oportunidad para identificar las acciones, políticas, inversiones, alianzas y cambios necesarios para prevenir, mitigar y reducir los riesgos existentes y emergentes hacia 2030. Por lo anterior, abordar la relevancia estratégica del Marco de Acción de Sendai en la política de reducción de riesgo de desastres de México, tras siete años de su implementación, es necesario para reflexionar los retos a enfrentar para alcanzar las metas nacionales.

12:10 a 13:25

Durante 2015, la comunidad internacional concertó importantes directrices para el desarrollo y la sostenibilidad. El Marco de Acción de Sendai, junto con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París son componentes centrales de ese paquete de compromisos intergubernamentales. Estas distintas agendas confluyen en su interés por atender los mayores desafíos del mundo actual. Teniendo a la Agenda 2030 como marco de referencia, es de vital importancia reflexionar cómo los distintos programas del Sistema de Naciones Unidas confluyen y contribuyen al desarrollo de territorios resilientes al riesgo de desastres.

14:45 a 15:45

La región de América Latina y el Caribe es una de las regiones más afectadas por los desastres. De acuerdo con las cifras del Centro de Investigación sobre la Epidemiología de los Desastres (2020), entre 1970 y 2019, se vio afectada por 2.309 desastres que causaron 510.204 muertes, dejaron 297 millones de personas afectadas y provocaron daños por más de 437.000 millones de dólares. Dada su exposición y vulnerabilidad a una gran variedad de amenazas naturales y antropogénicas, América Latina y el Caribe fue la segunda región más propensa a sufrir desastres después de Asia. Brindar un balance a medio camino de la implementación del Marco de Acción de Sendai con énfasis en las particularidades socioeconómicas, culturales y políticas de la región latinoamericana y caribeña, es importante para remarcar los retos compartidos, así como las sinergias existentes, posibles y necesarias de cara a 2030. 

15:55 a 17:10

Durante las últimas dos décadas, a nivel mundial se han experimentado hasta 500 desastres al año como resultado de la actividad humana. Aunque los Estados son los principales responsables de prevenir y reducir el riesgo de desastres, la cooperación internacional, subregional y transfronteriza es fundamental para ayudar a las autoridades nacionales y locales, las comunidades y las empresas a cumplir con dicha tarea. La cooperación internacional con enfoque resiliente puede servir como catalizador de las capacidades existentes y generador de nuevas alianzas para estimular y contribuir al desarrollo de los conocimientos, las capacidades y la motivación para la reducción del riesgo de desastres a todos los niveles, en particular en los países en desarrollo.

10:00 a 11:00

En 2013, la Ciudad de México se sumó a la iniciativa 100 Ciudades Resilientes, impulsada por la Fundación Rockefeller; tres años después la Ciudad publicó su Estrategia de Resiliencia, y en 2017, incorporó el concepto de resiliencia a su Constitución Política ¿Qué nuevas prácticas, perspectivas y acciones resilientes se han desarrollado desde entonces en el escenario mundial?

La naturaleza cambiante y diversa de los contextos urbanos es una fuente de innovación en la que suelen vislumbrarse tempranamente acciones que después sirven como referente y trazan el camino para otros territorios. Considerando los principios del desarrollo sostenible y con una mirada de corto, mediano y largo plazo, el diseño de rutas resilientes sin duda ayudará a reducir el riesgo de desastres y la recuperación en caso de desastres. 

11:10 a 12:25

De acuerdo con ONU Hábitat, durante la última década, los desastres asociados a peligros naturales han afectado a más de 220 millones de personas y han generado un daño económico de 100 mil millones de dólares cada año. Para 2030, de no invertir en la resiliencia urbana, este tipo de desastres podrían costar a las ciudades en todo el mundo 314 mil millones de dólares anuales, y los impactos del cambio climático podrían llevar a 77 millones de residentes urbanos hacia la pobreza. De tal modo, las urbes se vuelven cada vez más susceptibles a una amplia gama de desastres naturales y antropogénicos asociados a un complejo entramado de fenómenos de diversa índole: biológicos, sísmicos, volcánicos, climáticos, tecnológicos y sociopolíticos. Por ello es crucial analizar las oportunidades de las ciudades como espacios de enorme inventiva y con gran potencial para plantear soluciones resilientes.

12:35 a 13:50

En los próximos 30 años, se calcula que unos 70 millones de personas se trasladarán a zonas urbanas cada año; es decir, en 2050, dos tercios de la población mundial vivirán en ciudades. Al ser las principales responsables del cambio climático y del calentamiento global y al mismo tiempo los espacios más susceptibles a sus impactos (inundaciones, calor extremo y sequías), es importante dar cuenta de la imperante responsabilidad que tienen las ciudades de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y aumentar su resiliencia frente a los riesgos que acompañan a un clima peligrosamente cambiante, teniendo como principios fundamentales la justicia social y ambiental.

15:00 a 16:00

El financiamiento relacionado con los desastres sigue tendiendo un enfoque reactivo antes que preventivo. Entre el periodo 2005 a 2017, se destinaron $137 mil millones en asistencia para el desarrollo relacionada con  los desastres, de los que $9,60 de cada $10 se gastaron en respuesta ante emergencias, reconstrucción, alivio y rehabilitación; mientras que menos del 4%, $5,2 miles de millones, se invirtieron en la prevención, mitigación y preparación para los desastres.  Por cada $100 gastados en la ayuda total para el desarrollo entre 2010 y 2018, apenas 47 centavos se asignaron para la reducción del riesgo de desastres. En este contexto, es decisivo conocer el rol del sector financiero en el cumplimiento de las prioridades establecidas por el Marco de Sendai, y las estrategias para la transversalización de la reducción del riesgo de desastre en las inversiones públicas y privadas.

16:10 a 17:30

A nivel global, pero sobre todo para las economías emergentes, el financiamiento destinado a la reducción del riesgo de desastres sigue siendo insuficiente. Según el Comité de Asistencia para el Desarrollo de la OCDE de los 140 900 millones de dólares que se destinaron entre 2011 y 2022 a 34 países en desarrollo para fines relacionados con desastres, sólo el 5,2% se dirigió a la reducción del riesgo de desastres (RRD) y a la preparación, y el resto a la reconstrucción y el socorro en casos de desastre (OCDE CAD, 2020). Al respecto, la identificación de alianzas y fuentes que puedan brindar opciones de financiamiento, la incorporación de la reducción de riesgos en la planificación de las inversiones públicas y privadas, así como el robustecimiento de la transparencia en el manejo de los recursos serán torales para dar cumplimiento a las múltiples tareas que involucra la reducción de riesgo de desastres y el fortalecimiento de la resiliencia.

10:00 a 11:00

Los estudios sociales e históricos sobre desastres han permitido comprender mejor las causas subyacentes del riesgo y han aportado elementos importantes para una toma de decisiones más efectiva. Uno de los aportes más significativos ha sido la diferenciación entre amenaza y desastre, que surge a partir de la comprensión cabal de que el desastre se construye socialmente mediante la combinación de vulnerabilidad y riesgo. Ante desafíos globales cada vez más complejos, como el cambio climático y las pandemias, la importancia de la gestión del riesgo de desastres se ha incrementado y la necesidad de nuevos enfoques y paradigmas es aún más apremiante.

11:10 a 12:25

El Marco de Sendai, al adoptar “Entender el riesgo de desastres” como su primera prioridad de acción, enfatiza la importancia de la ciencia y la tecnología en su implementación. Es claro que la política de reducción del riesgo de desastres demanda de miradas transdisciplinarias y  de procesos colaborativos, así como del encuentro de distintos tipos de expertos y saberes para producir conocimientos orientados hacia la construcción de trayectorias resilientes. Este proceso pasa por la generación, acceso y apropiación social de la información y su simultánea aplicación a la generación de estrategias que permitan prevenir y mitigar el riesgo de desastres. De tal manera, la academia juega un rol estratégico en la identificación de brechas de conocimiento, así como en la generación de enfoques innovadores que puedan servir de fundamento científico para la toma de decisiones.

12:35 a 13:50

Las experiencias de desastres en la Ciudad de México acaecidas durante los sismos de 1985 y 2017 hicieron patente la necesidad de contar con un enfoque preventivo de la gestión integral de riesgos (GIR) que permita reducir las pérdidas monetarias y no monetarias. Asimismo, ha sido claro que la política de reducción del riesgo de desastres requiere de la participación y atención de múltiples actores, sectores y escalas y que la GIR debe ser un eje que debe ser transversal a la planificación urbana. Aunque por su complejidad, todas las ciudades están propensas a ser afectadas por fenómenos perturbadores, la planificación urbana es un instrumento esencial que permite construir ciudades resilientes con la capacidad de tomar decisiones informadas y eficaces para dar respuesta ante diversos riesgos. En ese sentido, la experiencia de la Ciudad de México puede ayudar a visualizar lo posible y lo deseable en la planificación urbana con un enfoque resiliente.

10:00 a 14:00

Los estudios sociales e históricos sobre desastres han permitido comprender mejor las causas subyacentes del riesgo y han aportado elementos importantes para una toma de decisiones más efectiva. Uno de los aportes más significativos ha sido la diferenciación entre amenaza y desastre, que surge a partir de la comprensión cabal de que el desastre se construye socialmente mediante la combinación de vulnerabilidad y riesgo. Ante desafíos globales cada vez más complejos, como el cambio climático y las pandemias, la importancia de la gestión del riesgo de desastres se ha incrementado y la necesidad de nuevos enfoques y paradigmas es aún más apremiante.

Garantizar una comunicación efectiva en situaciones de emergencias o desastres para recuperarse lo más pronto posible.

Periodistas, comunicadores y jefes de unidades de comunicación interesados en mejorar sus procesos de informativos en situaciones de emergencias o desastres.

(Profesionales con mínimo dos años de experiencia y estudiantes de Comunicación de los últimos semestres)

1.- La transición del periodismo a los medios digitales

2.- Plan de Continuidad de Operaciones para Salas de Redacción y Unidades de Comunicación

3.- 19-S de 2017. Los medios digitales ante el desastre.

4.- Radio y Podcast. Medios alternativos para comunicar.

5.- Conclusiones

busca tus lugares

reserva tu lugar.

WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder a tus preguntas. Pregúntanos cualquier cosa
Hola, como puedo ayudarte?